Errores de una página web

¿Qué errores de diseño web no se deben cometer jamás?

La página web de una empresa es su pequeña ventana al mundo. No importa el tamaño de la compañía, toda web debe ser una sola cosa: clara para el usuario. A raíz de una infografía que ha caído en nuestras manos, que ha sido elaborada por la empresa de software MyCase y que recoge los errores más comunes de las pymes en el diseño web y administración de sus portales, hemos elaborado un listado con los errores principales a evitar. ¿Quieres saber cuáles son los errores básicos en la implementación y diseño web?

Algunos de ellos son los mismos que señala MyCase en la infografía que podéis ver al final del post, pero, como agencia de marketing online especialista en creación y diseño web, hemos añadido otros fallos imperdonables que no se deben cometer jamás. Se trata de errores de una página web fáciles de detectar y fáciles de corregir. Sin embargo, las vemos casi a diario cuando analizamos webs de clientes potenciales y de su competencia. Estos pequeños pero múltiples errores acaban, a la larga, por salir muy caro a un negocio.

Una web está compuesta por una o varias páginas (página inicial, página de contacto, página del blog y página por cada producto). Cada una de estas páginas debe tener lo que se denomina “llamada a la acción”, es decir, una especie de objetivo a conseguir: algo que queremos que el usuario haga. Sólo una. Tan malo es tener una página sin llamada a la acción como una llena de llamadas, tantas que el usuario ni siquiera sabe dónde hacer clic.

Sin un call to action principal (llamda a l’acción), los clientes no sabrán por qué están visitando ese sitio web. Dejar claro a lo que la empresa se dedica es primordial. ¿Entrarías en una tienda que dice vender joyas, pero que sin embargo te habla constantemente de ropa? Otro ejemplo, si tienes un hotel o casa rural, destaca tus habitaciones y tu localización en lugar de las mejores rutas.
No incluir e-mail de contacto

Igual que antes no se nos ocurría dar una tarjeta de presentación en la que sólo pusiera nuestro nombre, en una web no puede faltar un e-mail o un teléfono de contacto. Según los datos de MyCase, el 93% de las webs de pymes no disponen de un correo electrónico de contacto, y sólo la mitad incluye el teléfono. Una persona que navega online es mucho más probable que busque un e-mail que un teléfono de contacto. Además, no incluir estos datos puede denotar opacidad, lo que genera falta de confianza del consumidor.

Diseño web vs Usabilidad

Una web no debe fijarse solamente en el diseño. Éste entra por los ojos, pero no es el único componente que debemos valorar para saber si una web está bien construida o no. La estética no debe prevalecer por encima de la funcionalidad y operatividad, que es la que al fin y al cabo nos ayudará a captar muchos más clientes que el diseño. Un claro ejemplo es el portal de alquiler de viviendas idealista.com: fondo blanco, una imagen y call to action. Más claro, sólo nos queda Google.com.

En el otro lado de la balanza encontramos las webs bonitas, pero poco usables, como la de la agencia de comunicación Llorente y Cuenca. Llamativa a nivel visual, pero cuesta mucho encontrar información en ella.

Sin querernos tirar piedras sobre nuestro tejado, os mostramos una página web muy famosa que se suele poner de ejemplo cuando se habla de mala usabilidad: Ling’sCars. Es una página de leasing coches de segunda mando del Reino Unido. Más o menos, al entrar, el usuario experimenta algo parecido a esto:

Decenas de estímulos visuales, elementos sin jerarquizar compitiendo por su atención y hasta música.
Ausencia de recorrido visual.
La saturación le acaba estresando y quitando las ganas de comprar.

Casi toda la página tiene malas prácticas de usabilidad, y sin embargo, e inexplicablemente (ellos tienen su razonamiento), es una página con mucho éxito en tierras británicas.
Copia del catálogo físico

Otro gran error es intentar trasladar de forma exacta, toda la oferta de productos y servicios del catálogo físico a la web. El público a la que va destinado cada cosa no es el mismo. Además, a la hora de navegar por Internet, la gente tiene una forma de buscar la información muy diferente a como lo haría a través de un libro o una revista. Por lo tanto, debemos investigar cómo busca la gente el producto a través de Internet y crear la arquitectura del sitio web en función de esa búsqueda.
Ausencia de métricas

El 75% de las pymes no utiliza herramientas de análisis para tomar el pulso al rendimiento de sus páginas webs. Es casi como si no se contará el dinero que entra en la caja de una tienda. Conocer el comportamiento de los usuarios que entran en una web, nos ayudará a entender qué funciona y qué no, primer paso para seguir mejorando.
Mal SEO

El 26% de las webs de pequeños negocios no existe para Google, el mayor buscador en Internet. La mayoría de las personas raramente entra directamente en una web. Busca aquello que le interesa en Google (u otros buscadores) y a partir de ahí va descubriendo. Si no se trabajan las palabras clave de un negocio, será muy difícil llegar a nuevos consumidores. En este sentido, uno de los errores más comunes es olvidar la palabra clave en la home o no usar enlaces internos.
Falta de links a los perfiles de Facebook y Twitter

Estamos de llenos en la era de la socialización virtual. Igual que poner el correo electrónico es básico, olvidarse de decirle a los fans dónde pueden interactuar con la marca es otro de los grandes errores. La web debe contener los widgets de las redes sociales o de microbloging en una parte visible.
Webs no optimizadas para los dispositivos móviles

El tráfico móvil en España tiene una clara tendencia: a final de 2015 igualará el tráfico que se genera a través de PC. La gente ya no enciende el ordenador para hacer consultas, con el móvil lo pueden hacer en plena calle. Google lo sabe y por eso a partir del 21 de abril penalizará el posicionamiento de aquellas páginas que no sean mobile responsive. El diseño responsive para móvil requiere de una buena resolución de imágenes y de una arquitectura de la información específica.
Problemas con el hosting

Al tratar de reducir costes, muchas veces se buscan alternativas de hosting económicas. Pero a veces lo barato sale caro, y nos podemos encontrar con problemas como caídas del sistema o que cargue lento, situaciones que nos alejan del consumidor.
Ausencia de personal especializado en informática

El contenido de una página web es lo que ve el usuario, cierto, y es muy importante, pero una casa se empieza a construir con un buen fundamento. Por eso, tener a disposición buenos profesiones de la informática, te sacará de apuros en caso de necesidad. Los ciberataques ralentizan tu web, haciéndola menos segura. Si el usuario no tiene confianza en tu página, perderás clientes.